Egipto es mi Sueño
Egiptodreams
 

CLASES SOCIALES EN EL ANTIGUO EGIPTO

Las clases sociales en el Antiguo Egipto estaban organizadas de forma piramidal, en cuyo vértice se encontraba el faraón. Éste era considerado como un Dios ya que se creía que tenía un origen divino. Tomaba el nombre de El de las Dos Damas, Rey del Alto y Bajo Egipto, Horus de Oro, Horus Vencedor e hijo de RA. Al morir el poder era transferido por herencia a su hijo primogénito, aunque en varias ocasiones no ocurría así. Era un monarca absoluto, aunque debía tener una amplia formación intelectual, y toda su vida pública y privada era regulada con severidad. Tenía todos los poderes: el legislativo, el ejecutivo , el judicial y el religioso. Las funciones del faraón consistían en preservar y hacer respetar las leyes de Maat, mantener el orden total del universo, desde el momento de la creación, no sólo en lo que respecta a la estructura social y política de Egipto, sino también a las leyes de la naturaleza.

 

©Akenaton. Museo Egipcio de El Cairo.

 

En el segundo escalón de la pirámide estaba la clase sacerdotal. Los sacerdotes se caracterizaban por su sabiduría, siendo su principal función la administración de los templos y la atención de sus divinidades, para interpretar sus deseos, cumplirlos y darles culto. Eran una clase muy influyente en política, tanto, que algunos llegaron a gobernar como regentes, en las XXI y XXII Dinastías. Tal es el caso de Piankhy o Harsiese.

 

La clase siguiente en la estructura fue la de los funcionarios y los escribas. Los funcionarios eran el cuerpo administrativo del imperio. Esta clase social estaba formada por nobles que disfrutaban de numerosos privilegios. Eran muy influyentes en la política. Los escribas eran muy importantes en la organización del estado, ya que eran los encargados de redactar leyes, transcribir textos sagrados y todo tipo de escritos comerciales y administrativos.

 

©Estatua de Escriba. Museo Egipcio de El Cairo.

 

En el siguiente escalón se encontraba el ejército, formado en su mayoría por soldados profesionales. Su misión fue principalmente defensiva, ya que no se observó un expansionismo exagerado en la historia de Egipto. Sus beneficios consistían en donaciones, por parte del faraón, de casas, esclavos prisioneros de guerra o tierras.

A continuación, tenemos la clase más humilde, formada por trabajadores del campo y la ciudad. Todos ellos eran personas libres, aunque si estaban al servicio de los templos o de los palacios, sufrían cierto tipo de servilismo.

Los campesinos trabajaban en su mayoría en la agricultura, especialmente de los cereales. En la época del Akhet o crecida del Nilo, trabajaban como constructores de templos y pirámides.

Los canteros trabajaban de forma semipermanente, ya que las explotaciones se realizaban cuando el faraón necesitaba piedras para sus construcciones. Los mineros se dedicaban especialmente a la extracción de oro y turquesa.

Respecto a los artesanos, trabajaban en talleres en los que todos los oficios estaban mezclados, y supervisados por un director general: orfebres, joyeros, carpinteros, trabajadores del cuero, pintores…Los escultores prefería trabajar aislados, aunque era frecuente que varios de ellos trabajaran en la misma obra.

Los comerciantes eran bien considerados dentro de la sociedad egipcia, gracias al tráfico de importaciones y exportaciones que generaban.

En el último sector de la pirámide se encontraban los esclavos. Existía un tipo de esclavitud, más bien servidumbre, en la cual los individuos tenían derechos y salarios, y podían, incluso, comprar su libertad. El tipo de esclavitud clásico no apareció hasta las guerras con Siria y Nubia, ya que se trataba de prisioneros de guerra que eran condenados a realizar trabajos forzosos. Eran marcados con hierro candente y no podían optar a la libertad. La venta pública de esclavos privados, como si de ganado se tratara, es sólo una más de las leyendas que nos han dejado griegos y romanos.


Egiptodreams y todo su contenido está registrado en la propiedad intelectual